Se acabó el relax…

INTRODUCCIÓN

ImacaluHola queridos amigos lectores ¿cómo van esas vacaciones…? Supongo que para algunos ya estarán terminadas con vuelta a la “normalidad” incluida, para otros apenas empezando (los más listos, en Septiembre se está fenomenal en cualquier lugar) y unos cuantos seguirán aún disfrutando de ellas.

Hoy vuelvo con un nuevo artículo, pero no precisamente el que tenía pensado en principio escribir, me suele pasar mucho últimamente. Por el título y el comienzo, seguramente estaréis imaginando que esta nueva entrada puede ir relacionada con el verano, las vacaciones y la vuelta a la “rutina” diaria. Nada más lejos de la realidad. Y por otra parte, sí, mi relax ha terminado, pero no por la época del año en la que estamos inmersos, tiempo de cambios… De hecho, todavía no me he incorporado del todo a la vida cotidiana… Nada de eso tiene que ver con los inconvenientes, problemas y “comeduras de coco”, por las que he atravesado últimamente… El motivo es otro y bien sencillo. Mi iMac, tan bonito, de aluminio, ideal en su forma, ha dejado de funcionar correctamente, así de simple. La máquina perfecta, el software perfecto, el equipo perfecto, en definitiva, lo más de lo más en tecnología, según muchos, me está causando todo este gran malestar y el fin de mi relax tecnológico… Y ¿por qué?… pues ahora os cuento.

UN POCO DE MI HISTORIA MACKERA…

Para poner un poco en antecedentes, sobre todo a los que no lo hayan leído con anterioridad, diré que mi historia mackera empezó hace 17 años, con la entrada en mi casa de un pequeño Macintosh LCII. Este cacharrillo tan majo era de mi hermana, periodista y delegada en ese momento en Madrid, de una importante revista. A partir de ese momento me enamoré de él y nunca he utilizado otros de manera particular, no así profesional, que no hayan sido estos ordenadores “manzaneros”. Además, mi profesión, diseñadora gráfica, no ha hecho más que afianzar este “matrimonio” tan bien avenido hasta ahora… He tenido cuatro, vamos tengo cuatro, los conservo todos, los dos últimos en red en la actualidad. He pasado por casi todas las actualizaciones del sistema desde el OS 7.5, con el que empecé, hasta Leopard (10.5) hoy en día.

logoangituoappleDesde siempre me ha gustado y preocupado conocer bien mi sistema y tenerlo a punto; máxime por no ser el sistema más utilizado, y por haber muy poca gente que lo conociera realmente y en profundidad. Nunca ninguno de mis ordenadores ha pisado un ST. Me los he arreglado yo. De hardware realmente se han estropeado poco o nada, buenas y robustas máquinas, eso es la verdad. En cuanto al software, lo he podido siempre hacer yo misma. No estaban exentas de cuelgues como piensan algunos, que sólo pasaba, y pasa, con Windows. En absoluto, se bloqueaban bastante, mucho, y aparecían muchas bombitas del sistema que algunos recordarán… Muchas veces se subsanaban con sólo reiniciar y otras era cuestión de un poco de paciencia. Tenía mis ideas básicas sobre lo que tenía que hacer si me ocurría algún problema. Con algunos tardaba más, mucho más, pero al final siempre lo solucionaba porque veía salidas para hacerlo. Era un sistema bastante intuitivo. Si se colgaba y no arrancaba, había una manera perfecta de hacerlo, con las extensiones desactivadas y en el entorno gráfico habitual. Luego era cuestión de paciencia, como ya he dicho, e ir buscando en dónde estaba el error trasteando en la Carpeta del Sistema, y en todo el HD si hacía falta. Además siempre tenía las utilidades Norton actualizadas para cada nuevo sistema. Con ellas mantenía el disco defragmentado y en perfecto estado de uso; arreglaban problemas puntuales mediante un diagnóstico de errores y podías arrancar, y arreglar, desde un disco booteable auxiliar en caso de que no se pudiera hacer desde el propio HD del ordenador. Tenía mis copias de seguridad de mis archivos importantes al día. Siempre estaba pendiente de estos temas por si me ocurría algún percance, pues ya sabéis que ocurrían a menudo y no podía relajarme… También hacía limpiezas periódicas de aplicaciones que no utilizaba y archivos que ocupaban mucho espacio en el disco.

Con la llegada de Mac OSX la cosa cambió sustancialmente. Ya no era lo mismo. Con Unix como base la diferencia fue enorme, incluso en la interfaz gráfica. Tuvimos que habituarnos, los mackeros más antiguos, a este nuevo software tan diferente y bonito a la vez. La Carpeta del Sistema desapareció y cambiaron bastante las cosas. Todo estaba muy bien y no se colgaba a penas. De hecho eso fue el argumento de Apple para dar este gran cambio. Habituarse no fue difícil, aunque las máquinas que comprabas nuevas en aquel momento te permitían un arranque dual, con el 9 y con el X. No se podían olvidar de que mucha gente tenía infinidad de aplicaciones para el sistema antiguo y no era tan fácil, y sí muy costoso, reponerlas todas… Ese fue mi caso cuando compré el penúltimo Mac. Seguí usando los dos OS’s durante bastante tiempo, e incluso arreglaba las cosas desde el 9. Las Norton siguieron actualizándose y yo también seguí teniendo en buen estado de uso mi ordenador… Me quedé en Panther (10.3), nunca he utilizado Tiger (10.4) (OS anterior a Leopard). Si lo hubiese instalado el rendimiento del ordenador, estando en los límites de poder hacerlo, hubiera mermado mucho. Y por otra parte, pensaba en comprarme otra máquina, como así fue, y ya utilizar el sistema más reciente. Nunca me ha importado, como escribí en otro artículo, no estar a la última en las actualizaciones si puedo hacer las cosas mejor con el que tengo instalado…

EL RELAX TOTAL

Pues bien, el último mac a la lista es el iMac de aluminio que compré a finales de diciembre del año 2007. La verdad es que me gustó muchísimo todo, diseño, capacidad, características. Sobre todo el hecho de que, con los nuevos procesadores Intel, se abría una puerta real a Windows. Arrancar directamente con el sistema de Microsoft, no de manera emulada, como si se tratara de otro ordenador… esto es fantástico y legal además. Siempre he pensado que, lo queramos o no, necesitamos utilizar Windows todos los usuarios de ordenadores.

Empecé a usarlo y estaba muy contenta. Puse en red, y sigue, el otro iMac e iba todo fenomenal; nunca se colgaba, ningún problema; vamos, iba todo como la seda. En principio quise actualizar las Norton, yo seguía con las mías de antes, pero claro, con la cantidad de Gigas que tienen estos nuevos “bichos” a ver quién se atreve a defragmentar un disco. Aunque yo sigo pensando que haría falta hacerlo por más que haya leído, en muchos sitios, que ya no es necesario en los nuevos Mac. Y no soy la única que piensa así. Se nota a veces que se relentizan algunos procesos. Algún jabato, leí en internet, lo ha intentado con alguna aplicación que todavía hay para ello y tuvo que detenerlo al cabo de día y medio sin parar… imaginaos cuándo terminaría de realizar esta operación.

logonuevoappleDespués de indagar en las Norton, vi que no se actualizaban ya. Entre esto último y saber que no se colgaba, hacer las dos cosas de mantenimiento (reparar permisos etc.) y mantener mis copias diarias de Time Machine automáticas por si acaso, era la poco que hacía y con ello vino el Relax total. Por fin, después de tantos años, me relajaba de él y sólo me limitaba a utilizarlo ¡qué bien, qué a gusto…! algo aburrido pero bueno, no perdía tiempo en nada… ¿Para qué me iba a preocupar en saber de UNIX sino se cuelga casi nunca? ¿para qué voy a tener alguna aplicación para reparar el sistema si no se estropea, es muy estable y encima tengo copias de Time Machine? ¿para qué voy a intentar conocer más sobre las profundidades del último sistema? eso es lo que me he dicho a mi misma durante un tiempo… El relax total se ha apoderado de mí durante un año y ocho meses, para ser exactos. Conocedora de todo lo que es manejo, eso sí, pero no queriendo profundizar en los entresijos del sistema, de UNIX… ¿para qué…?

EL DESASTRE

¿Para qué podría necesitar conocer todo esto…? Pues realmente para nada, como acabo de comprobar. Me ha pillado totalmente por sorpresa. Os cuento…

El viernes día 21 de agosto, después de escribir un mail, tarde ya por la noche, decidí mirar un poco mis fotografías de iPhoto. Quería elegir ya las que iba a poner en mi galería. Pensando en cómo quería visionarlas, de repente, se quitó el sonido de iTunes (estaba escuchando música) y empezó la famosa ruedecita de colores a girar. Bueno, en principio pensé que era por el volumen de imágenes que le había pedido y esperé. Realmente sé que no fue por esto, nunca me ha pasado nada parecido al hacerlo. Y esperé, esperé, esperé… hasta casi la desesperación, a esas horas y cansada encima. Me fui a la terraza. incluso, para tomar el poquitín de aire que corría esa noche. Estuve durante un buen rato, y seguía igual. Se había atascado en un proceso del que no iba a salir, no me cabía ya duda. Intenté hacer algo pero era imposible. No me dejaba acceder a nada. No podía, mediante el teclado siquiera, forzar salida… nada de nada. Al final, la solución drástica, apagar el equipo con la tecla de encendido. Mala solución ya lo sé, pero no es la primera vez que lo hago. Lo he hecho muchas veces sin consecuencias negativas. Como no me quedé tranquila, intenté encender al ratito. Se quedó en la pantalla gris de aranque con la manzana y el circulito dentado, girando durante muchísimo tiempo otra vez. Al final desistí y apagué de nuevo.

Al día siguiente intenté encender otra vez. En ese momento sí lo conseguí, aunque tardo más tiempo de lo normal en hacerlo, al final arrancó… Durante el resto del día no apagué el equipo y lo mantuve en reposo. En lo poco que hice me parecía que iba bien. Fue por la noche cuando me di cuenta de que la cosa no era como yo había imaginado.

Durante la tarde/noche del sábado empecé a trastear con las fotos y el programa Photoshop. Reduje el tamaño en una para dejarla ya dispuesta para subirla a Flickr. La verdad es que notaba a esta hora que no iba redondo el ordenador. Por eso decidí ir cerrando todas las aplicaciones abiertas y salvar la imagen para intentar solucionar lo que estaba notando. Al ir a guardar la fotografía, imaginad lo que pasó: apareció de nuevo la ruedecita de colores sin haber terminado el proceso de guardado. En esta ocasión no había montones de fotos que procesar, era sencillamente el salvar un archivo común, con un programa que iba perfectamente, al 100%… Tuve que apagar de nuevo a las “bravas”, no me dejaba hacer nada tampoco.

En esta ocasión lo dejé estar hasta el día siguiente, intuía que me iba a pasar lo mismo que la anterior.

A la mañana siguiente, domingo, intenté encender de nuevo, tardó pero lo hizo otra vez. Pero esta vez iba fatal, tanto que la dichosa ruedecita aparecía con cualquier cosa que hacía. Pensé que podía estar relacionado con el disco duro externo, el de las copias de seguridad de Time Machine. Coincidía en que en uno de estos problemas estaba haciendo una copia que no terminó. Trasteé un poco con él pero ni tan siquiera podía. Decidí reiniciar para intentar arreglar la situación de cualquier manera. Ya no ha vuelto a arrancar. Lo dejaba reposar, desconecté todos los periféricos, hacía de todo y ya nada, misión imposible.

Lo peor era que no me dejaba arreglarlo tan siquiera con las Utilidades del Disco de instalación, aparecían las opciones atenuadas. Al final me acordé de un pendrive en el que había instalado el sistema, bendita ocurrencia. Desde ahí por fin apareció el disco en el Finder pero con una indicación nada halagüeña. Rezaba más o menos así: este volumen tiene graves errores, guarde una copia de seguridad y bórrelo rápidamente… A buenas horas, de eso ya me había dado cuenta yo misma… No podía hacer otra cosa salvo instalar todo de nuevo completamente. Menos mal que tengo mis copias de Time Machine. Quise coger unas fotos que no estaban salvadas en ninguna copía de seguridad, me pilló haciendo esto precisamente la última vez, y se bloqueó también el pendrive.

Pues bien eso es lo que he intentado muchas veces, borrar e instalar el OS, y no lo he conseguido. Aún diciéndome todas las aplicaciones, las del propio sistema, el test de Hardware e incluso ¡¡S.M.A.R.T!!, que todo está correcto después del formateo (borrarlo si me dejo), no se podía instalar nuevamente Mac OS X. Se bloqueaba en distintas fases del proceso no llegando a poder finalizarse. Por resumir, ahorraré muchos detalles de cosas que he ido haciendo, de técnicas de arrancado, de aplicaciones que he pasado para detectar fallos sin conseguir nada positivo. Al final, decidí comprarme un disco duro externo para poder instalar el sistema y poder ver alguna cosa más. En él pude instalar perfectamente Leopard y va muy bien. Tiene conexión FireWire pero a veces cuando tocaba algo del otro, ya que aparece en el Finder, se atascaba. Incluso intentando restaurar el HD interno, para poder rodear el problema de instalación, me ocurrió esto y tuve que reinstalar el sistema en el externo formateándolo previamente con el antiguo ordenador, pues dejó de aparecer también… Ya no quería ni tocar el MACINTOSH HD, aunque me estaban saliendo unas alertas de expulsión de discos mal hechas cuando yo no había realizado esta operación. No encontraba la manera de aislarlo totalmente del sistema, de apagarlo por decirlo de alguna manera y utilizar sólo el externo. Pensaba en utilizar el ordenador de momento sólo así, hasta que decidiera lo que iba hacer con él…

Y sí, como estaréis imaginando algunos, el disco interno está fuertemente dañado. Empecé a pensarlo seriamente después de darme cuenta de que todo intento de arreglar el soft era infructuoso. Incluso la placa base también podría estar afectada por la inestabilidad que presentaba el sistema. Esta última impresión era compartida por phroc, sugerencia suya. Desde aquí quiero agradecerle sus ánimos y sus esfuerzos en ayudarme a dilucidar todo este lío tecnológico en el que me vi inmersa… Al final, se me ocurrió hacer de nuevo un Hardware test y en esa ocasión sí encontró un fallo ¡ ya era hora! Os pongo el número de error por si a alguien, que lo está leyendo, le viene bien: 4HDD/11/4000000:SATA(0,0). Por lo que he podido comprobar en Internet, estos números significan que el HD del Mac está estropeado, con la necesidad de cambiarlo, y lo que cuenta la gente sobre las averías, es similar a lo que yo he experimentado…

Así las cosas, la situación estaba difícil. Pensaba que la garantía había expirado al pasar el año. Apple da sólo un año de garantía, extensible con AppleCare hasta tres, cosa que no hice porque nunca lo he considerado necesario. Me veía al final llevándolo a un ST, o atreviéndome incluso a cambiar yo misma el disco. En un iMac es bastante complicado, la verdad, pero ya tenía tutoriales y videos de cómo hacerlo.

Pero ¡por fin! una noticia agradable vino por mail, phroc nuevamente. Se dio cuenta de que ECI (allí lo compré) da dos años de garantía en estos aparatos. Se acoge a la ley, por lo que luego he podido saber, sin ponerte pegas, como tendrían que hacer todos. Les he llamado por teléfono y esta misma tarde lo llevo para que me cambien el disco…

CONCLUSIONES

Mi sensación ahora mismo es de enfado. En primer lugar conmigo misma, por haberme relajado tanto y no pensar en que esto podía llegar a ocurrir. Por pensar también que estaba manejando el sistema más estable y fiable del mercado…

Y en segundo lugar, enfadada con Apple por varias causas.

Enfadada porque su software, su sistema “perfecto”, con UNIX de fondo, tiene grandes errores. Fallos graves a la hora de detectar un problema, algo muy importante desde mi punto de vista. Si lo hubiera sabido desde un principio, me hubiera ahorrado muchos quebraderos de cabeza y horas de mi tiempo perdidas. El sistema antiguo, aunque tuviera cuelgues, era muy bueno: detectaba a la mínima cualquier anomalía. No te dejaba arrancar el sistema sino los arreglabas. Detectarlos a veces era fácil y otras no, pero siempre con paciencia los encontraban. Las Norton solucionaban muchos de estos problemas. Pero nunca, nunca, he llegaba a esta situación que he podido vivir. Y sé a ciencia cierta que este desastre empezó atrás. LiOnz no sé si recordará lo que le comenté hace dos meses, más o menos. El ordenador en ese tiempo se ponía a veces lento; hizo también en una ocasión un ruido extraño y me decía, de vez en cuando, lo mismo que ahora sobre una expulsión de discos mal realizada que yo no había hecho. En ese tiempo lo achaqué al sistema, a ponerse pesado por tanta aplicación, y también al disco duro externo, el de las copias de Time Machine, que estaba ya bastante lleno. Incluso llegué a pensar en que alguien podía estar metiéndose en mi máquina. Esperaba a Snow Leopard para hacer una limpieza a fondo porque en sí, normalmente, iba bien en todo exceptuando estas ocasiones puntuales. En ningún momento imaginé que el problema era de hardware; si lo hubiera sabido habría intentado arreglarlo en ese momento. Quizá algo podía haber solucionado aunque, sinceramente, lo dudo. Y si este nuevo OS X es sólo para profesionales informáticos conocedores de UNIX ¡vaya gracia! Nos dejan fuera de juego al resto de usuarios un poco “experimentados”. No podemos ya hacer casi nada para arreglar nuestros cacharros, sólo pagar y pagar… o contratar extensiones de garantías y seguros hasta que no podamos más… ¡bien vamos!

Y por otro lado por su hardware. De esto poco tengo que decir. Un disco duro interno inservible con sólo un año y pico de vida en un ¡Mac!, así, con admiración y todo, me lo dice mucha gente cuando se lo comento… Tengo cacharros funcionando, con todos sus componentes originales, desde hace 17, 14 y 9 años. El de hace 9 años es un iMac también, línea doméstica de Apple, antes no hacía falta que fueran pro para ser buenos. Y por otra parte, podría pensar en que esta vez me ha tocado el “malo”, pero no, no lo pienso. Por este problema he leído mucho en internet sobre ello, y se habla ya de un “mal” que se extiende por tantos HD’s internos estropeados, y otras cosas más, en los últimos tiempos…

Conclusión clara para mí, Apple, los macs, no son lo que eran. El ser más asequibles, siendo aún mucho más caros, es igual a un abaratamiento de costes, con resultado de peores componentes, y encima con un soft que no ayuda. Prefiero pagar por un sistema menos estable en unas máquinas más robustas, como eran antes, pero que pueda arreglar, incluso cambiar yo misma; y saber al menos lo que está ocurriendo con él en un momento tan delicado.

Ahora mismo no sé como seguiré actuando a la hora de comprarme un nuevo ordenador, son muchos años manejando este sistema. Pero lo que sí tengo claro es que lo meditaré bastante, sin perder de vista las otras opciones disponibles, incluso las “mezclas” ;-) . Hay a gente que le está dando muy buenos resultados, en instalaciones con componentes bien elegidos…

Bueno, termino de escribir, subo la entrada al blog y meto el iMac en su caja para llevarlo a ECI. Espero que no me den otra sorpresa… Ya os contaré…

Como siempre, gracias por vuestra atención y no os relajéis nunca en estas cuestiones, utilicéis lo que utilicéis. Espero que este escrito al menos le pueda servir a alguien, para que si se encuentra con estos síntomas al manejar su Mac pueda intentar arreglarlo cuanto antes. Yo he tardado casi dos semanas en saber lo que le pasaba, mucho tiempo desperdiciado..

Suerte para todos… :-D

, , , , , , ,

  1. #1 by LiOnz on 8 septiembre 2009 - 3:12

    No sabes cómo siento el “calvario” por el que has pasado… Te aseguro que no era necesario, pues la experiencia en unos cuantos casos similares me ha enseñado cuándo un disco se empieza rompiendo, y lo inútil que es intentar arreglarlo en modo alguno. En definitiva, que la solución desde un principio pasaba obligatoriamente por cambiar el disco. He aprendido a ver estas cosas de forma más o menos clara desde el principio…

    Alguna cosilla rápidamente: el hecho de que se te haya roto el disco duro no implica que cualquier otro componente haya sufrido daños. El ordenador te funcionaba mal por el disco duro. Ni la placa base ni cualquier otro componente tiene por qué estropearse por un problema así. Por eso tranquila.

    Por otra parte, la robustez de la que hablas estaba presente hace unos años en muchos ámbitos de igual forma. Es cierto que antes los componentes eran más “rudos” y quizás aguantaban más. Aparte, se seleccionaban los mejores, los que pasaban más controles de calidad, para los equipos más “selectos”. Hoy día sigue siendo así en muchos ámbitos, pero no en el mundo de la informática, desgraciadamente, y según parece.

    He oído muchas veces que los Mac son los “mercedes” o los “BMW” de la informática, cuando en realidad son ordenadores con un diseño excelente, pero que en su interior llevan exactamente los mismos componentes que cualquier otro ordenador: discos duros “Samsung”, “Hitachi” o similar, lector óptico (DVD/CD) “Matshita”, una placa base integrada y diseñada supuestamente por Apple, pero con componentes como los de cualquier otro ordenador: gráfica Nvidia, chipset Intel… En definitiva: un Apple es un ordenador como otro cualquiera, con un Sistema Operativo excelente. Aunque según lo que cuentas, macaki, antes era mejor porque te detectaba fallos (buenísimo… no sé cómo no han implementado algo así en OS X).

    Es cierto que no es normal que un disco duro se estropee tan rápido, pero desgraciadamente hay casos en los que ocurre así, y a ti te ha tocado… Hace un par de años recuerdo que se me rompió a mí la placa base ¡¡Gigabyte!! de mi P4 de escritorio… Algo más raro aún que estos fallos de disco, máxime en una placa de esa marca… Y me tocó a mí…

    En definitiva, que estas cosas pasan, desgraciadamente, y desde luego que creo firmemente que la calidad general de todo lo que se fabrica hoy día es muy, pero que muy inferior a lo que se hacía hace unos años.

    Me acuerdo perfectamente de cuando me hablaste de esos ruídos que en un par de ocasiones muy seguidas te hizo tu ordenador. Entonces ya me dio por pensar que fue el disco duro, pero como todo parecía seguir normal, no parecía tener mayor importancia… Pero fíjate tú… Si lo llego a imaginar, te hubiese advertido… jejejejeje… Mucho me temo que si vuelves a oir un CLACK así, ya sabrás de qué se trata…

    En fin, te deseo mucha suerte en el proceso, que te lo arreglen pronto y te pongan un buen disco duro (por estadística te diría que tranquila, que el que te pongan te durará muuuuuucho tiempo, jejejeje)

    Por cierto, las “mezclas” son una muy buena idea… ;-)

  2. #2 by phroc on 8 septiembre 2009 - 11:57

    Creo que LiOnz tiene mucha razón en muchas de las cosas que te comenta: 1) Un disco duro roto no tiene arreglo, hay que cambiarlo. 2) Nadie está a salvo de sufrir este tipo de averías: placas base, HD, grabadores de DVD… La verdad es que tenemos todos historias que contar sobre eso. Lo raro macaki es que sea la primera vez que te pasa!!!! Por lo tanto yo diría que hasta eres afortunada… A pesar de lo mal que me consta que lo has pasado con todo eso. El problema de un iMac es que el cambio de un simple disco duro no es tan fácil como en un Mac Pro por ejemplo o un PC. Y sí, tienes que mirar a tu alrededor y buscar la solución que mejor se ajuste a tus necesidades. Si Apple ya no te convence por su hardware, prueba otras opciones y compara, es lo mejor. Lo que pasa es que el cambio a PC implica un cambio de SO, porque la opción del Hackintosh no te la recomiendo, la verdad, es muy deficiente a mi modo de ver y desde mi experiencia…

  3. #3 by phroc on 8 septiembre 2009 - 16:33

    Amplío mi comentario anterior para comentaros algo que me ha sucedido hoy mismo, hace un rato… Mi multifunción Lexmark 5400 acaba de fallecer (la parte de la impresora). No tenía ni tres años. Estoy especialmente cabreado porque en Leopard el driver que había nunca me fue muy bien, especialmente con el Scanner pero ahora en Snow Leopard todo funcionaba a las 1000 maravillas… Y va y se muere ahora… (no me reconoce ningún cartucho, ni originales de la marca). Hay que ver lo poco que duran las cosas hoy en día. Ahora tendré que empezar a buscar otra. Estoy empezando a pensar que los productos ya tienen una vida muy corta a propósito… Hace un par de meses tuve que cambiar un lavavajillas con tres años escasos de vida. Macaki, no estás sola….

  4. #4 by macaki on 9 septiembre 2009 - 0:37

    Hola chicos… :-D

    Sí LiOnz, sí phroc, lleváis razón. Eso fue lo primero que pensé, esa primera noche que me acosté sin poder arrancar el ordenador. Intuí que se había estropeado seriamente y que el resultado, como poco, iba a ser cambiar el Disco Duro. Luego al día siguiente cuando vi que arrancaba, ya no encontré la cosa tan seria. Y después, todo lo que ya he contado, nada, pero nada, me indicaba claramente que era un problema de hardware, por más que yo lo pensara, y quería encima estar segura de ello. Esa es la principal queja que tengo sobre este asunto, lo considero un fallo muy grave que se ha llevado muchas de mis horas y no me sobran. Después de formatear, la verificación del disco era correcta, Hardware test no indicaba ningún problema, al igual que ninguna aplicación de diagnóstico, y S.M.A.R.T tampoco!!! Para los que tengan dudas, o no sepan bien su significado, pego un párrafo de Wikipedia en el que viene el significado exacto de estas siglas: “La tecnología S.M.A.R.T. acrónimo de Self Monitoring Analysis and Reporting Technology consiste en la capacidad de detección de fallos del disco duro. La detección con anticipación de los fallos en la superficie permite al usuario el poder realizar una copia de su contenido, o reemplazar el disco, antes de que se produzca una pérdida de datos irrecuperable.” Si por casualidad, yo no hubiera tenido mis copias de Time Machine, estaríamos hablando de algo muy serio. Tengo mucha información, muchas cosas irremplazables en ese disco duro externo y que estaban en ese HD ya irrecuperable. De momento estoy pensando en realizar una queja formal, lo malo es que no me he quedado con pruebas de todo ello, fallo mío…
    Y por otro lado, está mi afán de arreglar las cosas, mi perseverancia y mi par de… esos… jejeje. Tenía que intentar solucionarlo, como siempre he hecho con resultados positivos, viendo esos indicios poco concluyentes para mí. No sabía que tenía dos años de garantía, y el cambiar un disco duro en un iMac es bastante complicado y si lo llevas a un ST con sólo problemas de soft te lo cobran, no está garantizado. Quería quemar todos los cartuchos que tenía antes de tomar una decisión así, tan difícil. Pensaba en la posibilidad de hacer el cambio del Disco yo misma… o usarlo con el externo sólo; al final tampoco lo vi viable porque empezó a dar mucha inestabilidad con el sistema
    Y me quedaron aún cosas en el tintero por hacer. Sobre distintas particiones y formateos en windows para pasar aplicaciones de reparar discos físicamente. Una es HDD Regenerator, sé de gente que lo ha utilizado con muy buenos resultados. Quizá no hubiera conseguido nada pero al menos lo hubiera intentado… Y la que más cosilla me daba llevar a cabo, la del firmware. He podido leer, me hace hasta gracia jejeje, un informe que hizo un técnico especialista sobre la detección de problemas en los ordenadores. En él apuntaba, que muchas veces, pasa desapercibido este software, en el diagnóstico de averías, tan importante para el arranque y temas puntuales en los componentes. Al firmware algunos no le consideran software propiamente dicho, y por supuesto, tampoco es hardware, está a medio camino… Decía también que antes de cambiar cualquier hard, hay que analizar el estado del firmware. Se puede corromper, sencillamente. Como a mí no me decía que fuera un daño físico, pensé mucho en la posibilidad de reinstalarlo.

    Sí, es la primera vez que me pasa. Y no creo que sea sólo por haber sido afortunada, también pienso, sinceramente, que es por la calidad de lo que he usado… el precio estaba justificado entonces. Es más, conservo todos los ordenadores con todo original, incluyendo teclado y ratón. Y cuando algo empezaba a fallar, lo arreglaba, no puedo decir otra cosa. Y a veces me costaba, por eso he insistido con esto. Y sí, evidentemente también las cosas ya nos son iguales, en lo demás creo que tampoco, por supuesto, pero en mac lo tengo clarísimo. El chico de ECI, me dijo que es desde que los procesadores son Intel y estoy de acuerdo con él. Por cierto el arreglo va para rato, claro, es el segundo año…

    En cuanto a la “mezcla”, o el Hackintosh, no lo tengo claro todavía. Espero que me dure un tiempo más el iMac para poderlo pensar. Quizá sí, me gustaría y tendría que probar, como dice phroc, otras cosas. Pero en cuanto a sistemas, manejar sólo Win no podría… Mejor me parece tener los dos.

    Phroc, te acompaño en el sentimiento tecnológico, le hará compañía a mi HD… tu magnetismo está traspasando fronteras ehhhh… jejeje. Fuera de bromas, lo siento de verdad… ;-)

    Y LiOnz no fue un “clak”, fue más bien un “chirriiiiiiiii…” jejeje se oyó por el altavoz junto a la música que escuchaba bajita en iTunes y me asustó un poco… :shock:

    Gracias a los dos… a LiOnz por su apoyo y a phroc porque hizo que no me sintiera sola en esos días de tanta incertidumbre… :-D

  5. #5 by maeltj on 9 septiembre 2009 - 11:03

    3 Discos Duros reventados en los últimos dos años, todos ellos discos duros portátiles. No digo más.

  6. #6 by macaki on 9 septiembre 2009 - 19:18

    Sí maeltj, no digas más, no hace falta… jejeje ;-)

    Esta claro que todo es peor, externo, interno, mac, pc o cualquier cosa de índole tecnológico… me tendré que ir acostumbrando… :roll:

    Y quería hacer un inciso a mi anterior comentario. Cuando digo al final “sola” me refiero al ámbito tecnológico y sobre todo, mackero. En mi entorno habitual abunda la mayoría pecera y aunque básicamente es lo mismo, hay algunas diferencias en cuanto a maneras de formatear, aplicaciones, formas de arranque, etc…

  7. #7 by Rubens on 2 septiembre 2010 - 15:40

    uff mira que ya ha pasado tiempo desde que escribiste esto y llegue aca como, claro por el que creo es el ascendente famoso error 4HDD/11/40000000:sata(0,0) y mira q mi macbook tiene solo 2 meses y pico lo formatee, aplique utilidad de disco, borre, aplique AHT y magicamente no aparecio el error , pero el sistema sigue como rio de lodo leeeeeento y la famosa rueda arcoiris en todo click que realizo, ahora intentare fsck para ver que sale pero lo que veo la solucion es si o si cambiar el HDD
    saludos desde chile

(No será publicado)